Vídeos

Loading...

domingo, 14 de septiembre de 2014

22

"No cambies nunca"
te dije una vez
y lo he pensado miles.

No pierdas esa serenidad
regada de lágrimas secretas,
ese placer por tu placer,
esa sonrisa tendida a los demás
como una mano.

No permitas que la vida te haga otra,
menos atenta a los atardeceres,
contable de favores,
coleccionista de migas,
madrugadora para nada.

Que pase el tiempo pero no tus ganas.

Que nada te frene las caderas,
que sigas queriendo como quieres querer,
con esa plenitud de luna en celo,
con la furia feliz de las mareas.

Que los años te acaricien como yo,
torpes y enamorados,
que nada ni nadie te convenza
de que vivir de verdad
es vivir equivocada.

No vendas ese coraje sin puñales,
ese paso de baile con tu sangre,
esa magia de mujer hecha de estrellas,
ese cariño cotidiano por los tuyos
que va pariendo eternidades.

No dejes de mover el mundo
como mueves las manos cuando hablas.

Sigue tejiendo a golpe de pestaña,
esa tela que me atrapa sin arañas.

"No cambies nunca"
te dije una vez
y lo he pensado miles.

Cuando te espío dormida,
cuando te miro
porque no me miras,
cuando te admiro
aunque no lo diga.

No cambies nunca,
que a mí
ya me has cambiado
para bien
y para siempre.

Te invito
a que te quedes
a comprobarlo.

Celebro
que te quedes
a celebrarlo.




 





2 comentarios:

Irenemcadams.tumblr.com dijo...

Cuando el silencio grita más que su recuerdo, te leo.

Virginia Figueroa dijo...

Wow, me encantas!!!